martes, 20 de noviembre de 2012

A veces.

Una vez más la tinta empieza a brotar. Las ideas se agolpan en el cerebro y retomás lo que dos años atrás dejaste colgado. El mundo cambió, la vida cambió.  Nosotros cambiamos, crecimos, creímos, sufrimos y vivimos. Hoy llevás guardada una sonrisa en el corazón, una flor entre tus manos. No la dejes escapar. Mirá para atrás y no te tires a por todo y de cabeza. Pensá dos veces. calmá la ansiedad, mirá para los costados y asegurate que vas a caer bien. Otro golpe más no lo aguantás. Otro mambo en la cabeza y no salís más. No extrañás, rememorás, creés que todo puede ser como antes. Ojalá lo pudieras hacer, ojalá pudieras encontrar lo que habías perdido. "Ojalá. Ojalá. Quizás, Quizás" pensás. Y después te mirás frente al espejo y encontrás ¿Qué? Una cara ojerosa y manchada por la vida. una mirada cansina, baja, perdida. A veces dependés mucho de la gente,  te das cuenta de eso, y echás a patadas a los demás. Quizá por ser egoísta, quizá por tener miedo a lastimar. Sentiste el ritmo de la costumbre y tiraste al carajo lo que habías logrado. Creías que todo iba bien. una nueva vida, un coche, una familia, una mujer. Plaff. De golpe, una cornisa. un desamparo, una caricia, una estrella. Una palabra que te dejaron grabada. "Te voy a extrañar" te dijo. Tu alma se salía del cuerpo. Querías dejar todo esa noche para quedarte ahí, para inmortalizarte en un abrazo eterno con el corazón. Y la miraste. Le sonreíste, y te fuiste. Te dejaste un pedazo de vida. ese corazón del que tanto alarde habías hecho, lo tiraste. Te quitaste lo poco de humanidad que te quedaba. Y hoy, cuando a ese corazón que habías regalado lo tiraron, porque ya es demasiado tarde, porque la vida te muestra que crecer es parte de vivir, hoy ese corazón vuelve a vos y te pregunta: "Qué carajo hiciste?" Donde encontrás algo así? Tesoro implacable, musa interminable. Pasión prohibida, reprimida en tu cabeza.
Hoy mirás para atrás y tenés millones de ganas de que todo regrese. Y no podés. No lo hacés, No debés. por eso, lo escribís en un montón de letras inútiles en un lugar inútil a la vista de nadie. Quizás porque tenés la esperanza de que se acuerde. De que mire. De que lea. Que te hable. Que le importes.

PabloEzequielFelice


- Los hombres han olvidado esta verdad – dijo el zorro. – Pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa... 


- Soy responsable de mi rosa... - repitió el principito a fin de recordarlo.