martes, 25 de junio de 2013

nota mental #14

es extraño entender que uno se siente mal por alguien, sin entender por qué ni cómo llegó esa persona a ser tan importante en la cabeza y en el corazón de uno.
más aún cuando uno sabe desde la profundidad de su ser que en fin no significó tanto, no sirvió más que para aprender a acorazarse un poco más ante los avatares de la vida.
Lo loco de todo ésto es que uno se da cuenta que la felicidad es creer, y creer está en uno mismo.
en uno mismo está la verdad subjetiva atada a toda esa percepción personal que vamos teniendo con el tiempo.
y en fin, no lloré más por vos porque no eras el amor de mi vida. el amor de mi vida lo tengo guardado acá adentro en cada canción que escucho. en cada silencio que encuentro. en cada mayo que se nos va. en cada cumpleaños que paso, en cada grafitti que veo, en cada contraluz que me imagino, en cada playa, cada luna, cada sexo, cada cuento, cada libro, cada disco, cada cascada de emocion que me viene al recordarlo.

vos significaste, pero el amor es el amor.
chau!

domingo, 9 de junio de 2013

para vos

a veces me tienta la cabeza
a veces tengo ganas de quererte
a veces veo tu sonrisa
a veces creo en la mala suerte
pero mejor
a veces te echo de mi casa
a veces me olvido de tus libros
a veces te odio en silencio.
a veces te cruzo y no te miro.

Sólo porque a veces te sentías mal, me guardaste tu cajón de pandora.
A veces te tentabas sin parar, pensando en abandonos y regresos.
a veces me decías que eras mala. a veces decías que lo quisiste.
a veces llorabas sin mojar. A veces no entiendo por qué te fuiste.
y eso que a veces me siento extasiado, contento, alegre, derramado.
a veces no te pienso ni un segundo, y a veces se me para el mundo.

solo a a veces te enterarás lo que pienso y cuanto aprecié
conocerte y decirte mi nombre. llevarte tatuada en mis ojos, es a veces el placer de ya no verte.

a veces sentirás un tirón, adentro de tu fría persistencia, en no querer demasiado por tener miedo a ser una estrella.
y solo a veces te arrepentirás, más dormida que consciente, de haberte ido corriendo.
de haberme desviado del frente.